Adulto, Comportamiento, Conseperros, Perro, Propuestas fin de semana, Puppy, Tú y tu mascota

¿CÓMO BENEFICIA LA SOCIALIZACIÓN A NUESTRO PERRO?

La socialización es el proceso en el cual acostumbramos a nuestro peludo a reaccionar de manera adecuada frente a diferentes ambientes, personas, otros perros e incluso otros animales. Es muy importante observar este proceso en nuestros peludos cuando son cachorros, ya que de ello dependerá cómo se comporten cuando crezcan. Hay que observar si en el inicio de esta etapa se muestran agresivos, distantes, con temor, etc. con otras mascotas.

Hay un “período de sensibilización” en los cachorros que se sitúa entre las 8-16 semanas de edad. Durante esta etapa los cachorros aprenden a aceptar las cosas que les rodean como parte de la vida normal sin nada de qué preocuparse. Este es el mejor momento para conseguir que tu cachorro socialice con otros peludos y personas, así como también para empezar su adiestramiento básico.

Los paseos, nuestro mejor aliado para la socialización perruna

No solo es importante que nuestros perros socialicen entre ellos, sino también con las personas

El principal y más básico paso hacia la socialización que solemos hacer todos los dueños durante alguno de los paseos diarios de nuestra mascota es ir a un parque donde se reúnan diferentes razas de perros con sus dueños. De esta manera conseguiremos que nuestro peludo olfatee a mascotas femeninas y masculinas, que pueda observar las diferentes razas más grandes o pequeñas y que vaya a espacios donde más dueños interactúen, no solamente a sitios donde estemos nuestra mascota y nosotros.

Las correas, poco apretadas

Otro consejo que nos resultará muy útil es no tensar la correa cuando veamos que se aproxima otra mascota. Si lo hacemos, esto alertaría a nuestro peludo de que puede haber un peligro o le haremos creer que le vamos a regañar por algo. Por ello, cuando la otra mascota se empiece a acercar, lo mejor es no apretar la correa de nuestro perrito, dejar que se acerquen ambos y que se olfateen, ya que es su manera de conocerse.

Recompensas como símbolo de algo bueno

También podemos utilizar recompensas cuando nuestro peludo se acerque a saludar a otros perros y lo haga de forma correcta. Es importante que le hagamos entender que saludar es algo bueno, por lo que es buena idea llamar su atención con una chuche como recompensa. Si, por el contrario, vemos que se pone nervioso cuando se acercan otras mascotas, podemos sentarlo para tranquilizarlo y para que espere a que otro peludo pase. Después, una vez haya pasado y visto cómo ha pasado otro perro por su lado, podemos premiarlo por su buen comportamiento para que entienda que lo adecuado no es alterarse.

La socialización es importante también con las personas

Nuestros peludos también tienen que aprender a socializarse con los humanos, ya que son con los que conviven a diario. Aunque también es importante con los adultos, lo cierto es que esta socialización servirá especialmente para que los niños aprendan y se sensibilicen con el respeto y el cuidado de los animales. Deberemos empezar a conseguir que nuestro perro se socialice con personas de casa y amigos, y luego progresar con personas ajenas a nuestro entorno. Podemos incluso pedirle a un familiar o amigo que tenga una mascota sociable que nos acompañe en los paseos. Así nuestro peludo se podrá ir habituando poco a poco a la compañía de otras mascotas y personas en los paseos rutinarios.

En conclusión, que nuestro peludo socialice no es solo cuestión de llevarlo al parque a que juegue con otros perros. Es acostumbrarle día a día y positivamente a todos los estímulos que se va a encontrar a lo largo de su vida. Así que… ¡intenta dedicar tiempo a ayudar a tu perro a superar diferentes situaciones!