Comportamiento, Desparasitación, Gato, Perro, Salud, Tú y tu mascota, Viajes

CÓMO LOGRAR QUE TU PERRO O GATO NO PASEN TANTO CALOR EN VERANO

Para evitar que el calor afecte a tu peludo y, además, ayudar a hacerles el verano más llevadero, aquí tienes varios consejos para evitar que tu perro y gato “se derritan” estos calurosos días. ¡Empezamos!

  1. La hidratación es lo primero
    Es evidente, ¿no? Asegúrate de que tu perro o gato tenga siempre suficiente agua, fresca y limpia, las 24 horas del día. No sólo tienes que comprobar que el bebedero siempre tenga agua, también revisa que no esté a pleno sol o cerca de alguna fuente de calor. Además, si vas a dar largos paseos o vas a viajar, recuerda que es fundamental llevar contigo un bebedero portátil.
  2. Protégele del sol
    Es necesario tener o acondicionar un espacio donde el sol no impacte directamente, a la sombra y fresco, donde nuestro perro o gato pueda echarse y descansar, especialmente en las horas de más calor del día. El espacio puede ser tanto exterior como dentro de casa, pero es importante que sea un lugar donde pueda refrescarse.
  3. Vigila el tiempo que pasa al sol
    Quizá tu peludo es de esos que, en cuanto ve rayos de sol corre a tumbarse y quedarse relajado y dormido ahí. En invierno o en épocas de entretiempo puede ser muy agradable, pero en verano y ante las altas temperaturas tenemos que vigilar el tiempo que pasa, ya que una exposición demasiado prolongada podría resultar en un golpe de calor.

    ¡Mójale! Pero con cuidado. Si se trata de un gato con una toalla húmeda, para perros, el cuello y tronco son las zonas más adecuadas para refrescar.

  4. Corte de pelo
    Tanto si es perro como gato, un corte de pelo durante estos meses hará que nuestro compañero pase menos calor y le sea más llevadero. Cuello y barriga son las zonas donde más calor se concentra, pero, ojo: ¡no se trata de rapar a nuestro compañero! Es conveniente dejar unos 2-3 centímetros de pelaje, ya que también sirve como protección contra las quemaduras solares. Ante la duda, consulta a tu veterinario, y también a tu peluquero de mascotas.
  5. Un buen cepillado
    Tanto si has optado por un corte de pelo como si no, cepillar el pelaje de nuestra mascota servirá para retirar la máxima cantidad posible de pelo en muda (que en épocas de calor aumenta). Hazlo a conciencia y con frecuencia, y tu peludo lo agradecerá.
  6. ¡Mójale!
    Pero con cuidado, claro. Si se trata de un gato, la forma de refrescarle es acercarle una toalla húmeda para que se refresque. Aunque la mayoría de gatos no tolera el contacto con el agua, en verano le resultará agradable este método de refrescarse. Y en caso de los perros, el cuello y el tronco son las zonas más adecuadas para refrescar… aunque seguramente la opción que más agradezcan sea… ¡poder jugar durante horas en una piscina de perros!
  7. Dale de comer en las horas más frescas
    Como sabes, el proceso de la digestión no solo cansa al organismo, sino que también nos hace exudar calor, algo que en las horas de temperaturas altas puede ser molesto y derivar en efectos secundarios perjudiciales para nuestro compañero. Así que para evitar esto, mejor darles de comer en las horas frescas del día. Y lo mismo deberíamos hacer con el juego: en las horas de más calor es mejor dejarles descansar.
  8. Vigila su piel y pelaje
    Las altas temperaturas, en ocasiones, pueden provocar que la piel sufra más que en otras épocas, ya que se ve más castigada que en épocas de temperaturas más bajas. Si ves que tu peludo se rasca en exceso, quizá sufra alguna reacción alérgica. En ese caso, es recomendable que le lleves al veterinario para determinar la causa exacta. Además, existen medicamentos que en un instante le alivian el picor y, lo más importante, no tienen efectos secundarios.
    Además, por lo general, pasamos más tiempo fuera de casa… y nos encanta llevar con nosotros a nuestro peludo, claro. Pero eso también hace que nuestro compañero se vea más expuesto a fuentes de contagio de parásitos como garrapatas, pulgas y ácaros, que con el calor se hacen más fuertes. Para maximizar la prevención, tu veterinario te puede orientar sobre un nuevo comprimido que tu perro ingiere fácilmente y elimina todo rastro de parásitos. Para los gatos, existe una pipeta de aplicación tópica que desparasitará a tu felino protegiéndolo tanto a él como a toda tu familia. Más información aquí

Y sobre todo, recuerda que el verano es época de relajarte y disfrutar. Y si a esa diversión le sumas la compañía de tu peludo, ¡mejor aún!