Adulto, Comportamiento, Conseperros, higiene, Perro, Puppy, Salud

CONSEJOS PARA BAÑAR A TU PERRO EN CASA

Más allá de jugar y darle cariño a tu perrito, hay que tener claro que también necesita varios cuidados para mantenerse saludable y uno de ellos es la hora del baño, uno de los momentos más ansiados por nuestros peludos (nótese la ironía). Esta actividad debe realizarse cada mes o cada mes y medio, dependiendo de la raza de nuestro peludo y su tipo de pelaje. A los perros de pelo largo es recomendable bañarles una vez cada cuatro semanas, a los de pelo medio una vez entre cada cuatro y seis semanas; y a los peludos de pelo corto, una vez entre cada seis y ocho semanas. Hay que tener en cuenta los periodos de lavado porque si los hacemos muy de seguido podríamos afectar a su pelaje y piel.

Seis pasos para el baño de tu peludo

  1. Prepara el baño, ¡y también a tu perro! Dale un buen cepillado para eliminar el pelo muerto y los nudos. Luego, mételo en la bañera o ducha y mójale con agua templada todo el cuerpo, procurando no echarle agua directamente en los ojos, nariz y orejas.
  2. Una vez mojado, aplícale el champú, empezando por las patas, luego el lomo y por último la cabeza. Realízalo de forma cuidadosa para que se sienta relajado y utiliza siempre productos específicos para ellos. Jamás cometas el error de utilizar tu propio champú o gel, ya que las necesidades del tipo de piel y pelaje de nuestros perritos son muy diferentes a las nuestras.
  3. Enjuágale bien con agua, eliminando todo el champú de su cuerpo y evitando siempre (lo repetimos, por si acaso) echarle directamente agua en las orejas, nariz y ojos.

    La frecuencia con la que bañamos a nuestro peludo depende de la cantidad de su pelaje

  4. Una vez que estés seguro de que no queda champú debes proceder a secar muy, muy bien su pelo para evitar que la humedad se quede en él. Comienza por pasar una toalla por su pelo para retirar el exceso de agua, limpia también sus orejas con delicadeza.
  5. Después puedes utilizar el secador para secarle completamente, siempre con una temperatura baja para no irritar su piel.
  6. Por último, deberás cepillar su pelo con cuidado eliminando los nudos que se puedan haber formado por el lavado.

Unos consejos extra a tener en cuenta

- Si tu mascota es demasiado nerviosa o inquieta, lo mejor es que la lleves a locales específicos para el baño de mascotas.

- Si vas a bañar a tu peludo en pleno invierno te recomendamos que enciendas la calefacción media hora antes, para que la temperatura en el baño sea adecuada para él.

- Aprovecha la ocasión del baño para cortarle las uñas, es preferible hacerlo antes para que así no pueda arañarte si se asusta.

- Recuerda hablarle de forma cariñosa, darle mimos y premios para que siempre asocie el baño con algo positivo.

- Si tu peludo es un cachorro, puedes poner juguetes en la bañera o ducha para que tenga una distracción durante el baño y puedas hacerlo más cómodamente.

La hora del baño tiene que ser una actividad divertida y cómoda tanto para tu peludo como para ti. Disfrutarla los dos como mejores amigos!