Adulto, Comportamiento, Gato, Tú y tu mascota

SIETE COSAS QUE ODIA TU GATO

Quienes tenemos un gatito sabemos de sobra qué es lo que les gusta: tener la comida en su sitio cuando ellos quieran, rascarles debajo de la barbilla, jugar con ellos (pero sin molestarles demasiado) … Sin embargo, hay algunas cosas que son totalmente odiadas por ellos y de las que puede que no tengamos ni idea. Hay que tener en cuenta que un felino no tiene la misma personalidad que un perro, por lo que no podemos esperar a que se comporten igual. Por ello, te desvelamos las cosas que seguro odia tu gatito, ¡ten mucho cuidado con tu comportamiento!

El agua

Es una de las cosas que más odian y una verdad a voces que la mayoría de las personas ya conocen. Solo hace falta que intentemos meter a nuestro felino bajo el agua para darnos cuenta de que sale corriendo a la primera de cambio. Este odio puede tener su explicación en el lugar de procedencia de la mayoría de las razas felinas, que provienen de zonas desérticas de Oriente Medio y China, con lo cual su relación con el agua ha sido nula y de ahí su desconfianza hacia ella.

Ciertos aromas

Creemos que los perros y los gatos son enemigos, pero lo suyo es únicamente competencia

Nuestros felinos son animales cuyo sentido del olfato es bastante sensible a los olores fuertes. Ciertos olores como el del ajo, el del humo del tabaco, la pimienta, los desodorantes, el eucalipto, el vinagre o los cítricos, entre otros, les pueden resultar molestos. Aparte de detestar estos olores tampoco podemos decir que aprecien mucho el sabor, así que es posible que intenten mantenerse alejados de la zona donde vean que hay muchos de estos elementos.

Los perros

Por lo general creemos que los felinos y los perritos son enemigos. De ahí el dicho: “Os lleváis como el perro y el gato”. No obstante, más que odio es una cuestión de competencia, pues entre ambos tienden a rivalizar por la comida, por el territorio y sobre todo por nosotros, sus humanos favoritos. Sin embargo, un felino bien acostumbrado a socializar no tendrá ningún problema en convivir con un peludo, y al contrario tampoco.

Los pepinos

Los felinos temen por encima de todo a un alimento en especial, el pepino. Según estudios científicos su cerebro los recibe como si se asemejaran a las serpientes, un animal que es un claro depredador mortal, así que no es conveniente dejar pepinos cerca de ellos. Podréis observar que saldrán corriendo aterrados.

Los ruidos fuertes

Esto se debe a que los gatos tienen un sentido del oído muy poderoso y se mantienen pendientes de lo que ocurre en su entorno: La televisión muy alta, los gritos, el claxon de los coches o los petardos son alteraciones bruscas que los asustan y amenazan su vida tranquila.

Las cajas de arena sucias

Son unas de las mascotas más limpias, solo hay que ver que incluso llegan a pasar una tercera parte del tiempo que están despiertos aseándose. Por tanto, que no limpiemos la caja de arena es algo que nuestros felinos odian con todo su ser. Son animales meticulosamente limpios, y si su arena está sucia, buscarán otros lugares para ir al baño. Y eso puede que no nos encaje demasiado a nosotros como dueños…

Las caricias en exceso, o demasiado bruscas

No les gusta nada que se les acaricie de forma brusca o con la intensidad con la que acariciarías a un perro. Los felinos son animales bastante independientes, y por eso le gusta que las caricias lleguen cuando ellos las piden, pero que además sean muy suaves.

Si no quieres ganarte su enemistad es importante que evites estas siete claves que te hemos presentado, ¡o te convertirás en su peor enemigo! Si sigues nuestros consejos de lo que no hay que hacer con nuestros gatitos, seguro tendrás una convivencia agradable y divertida.