Adulto, Comportamiento, Gato, higiene

CONSEJOS PARA CORTAR EL PELO A TU GATO

Ya comienzan las épocas del año más calurosas y es posible que estés pensando en cortar el pelo a tu gato para que no pase tanto calor, pero tienes dudas. ¡Y es normal! La mayoría de los dueños de mascotas siempre nos preguntamos si nuestra mascota siente el mismo calor que nosotros. Y una cosa es cierta: A nuestros gatos les molesta el calor, aunque no de la misma manera que a nosotros.

Nosotros no podríamos estar recubiertos de pelos durante los días más soleados y es lógico que pensemos que nuestras mascotas tampoco. Entonces, ¿por qué los gatos llevan mejor el calor con tanto pelo? La respuesta es sencilla: Su pelaje no les aporta más calor. De la misma manera que les protege del frío en invierno, funciona como una especie de aislante térmico cuando hace calor.

Asegúrate de que tu gato está tranquilo en todo momento y no profundices demasiado en las zonas más difíciles de cortar

Por lo tanto, no pienses que a tu gato le va a venir bien lo mismo que a ti. Si le cortas el pelo que sea porque lo tiene muy largo y enredado. O incluso por estética (siempre dentro de unos límites), pues de hecho hay muchos tipos de cortes de pelo para los gatos que están creando tendencia entre sus dueños

¿Quieres hacerlo tú mismo en casa? A continuación, te damos unos consejos para que puedas dejarle a tu gato un pelaje de ensueño. 

Pasos a seguir para un corte casero

Si se da el caso de que tu gato aún es cachorro, ¡tienes una oportunidad de oro! Le puedes empezar a acostumbrar a que el corte y mantenimiento del pelo llegue a ser un momento agradable y especial. Si por el contrario tu gato ya es adulto deberás tener paciencia ante todo, ser cuidadoso y delicado… porque quieto, precisamente, no va a estar. Recuerda que habrá tijeras en el ambiente, por lo que la seguridad será muy importante, tanto para ti como para tu felino.

Lo primero será preparar el espacio donde cortarás el pelo a tu gato. ¿Un consejo? Escoge un lugar amplio para que puedas tener margen de maniobra. Hazte con tijeras de diferentes tamaños, aceite de bebé, toallas, cepillos, peines y cualquier otro elemento que creas necesario. Antes de cortarle el pelo deberás darle un baño relajante que lo prepare para el momento de las tijeras y en el que podrás aprovechar para cortarle las uñas, y así no terminar después del corte con (muchos) posibles arañazos.

Después del baño, y tras haberle secado un poco su pelaje, utiliza su peine habitual para desenredar el pelo e intenta eliminar los nudos. Todo ello te ayudará a planificar tu estrategia de corte. Así, una vez termines de cepillarle el pelo y quitarle los nudos, rebaja trozos de pelo demasiado largos, recorta en todos los lugares donde tenga nudos superficiales. Dependiendo del área, utiliza tijeras de diferentes tamaños. Las zonas donde te resultará más complicado cortar el pelo serán las orejas y alrededor del ano, así que extrema el cuidado cuando te aproximes a ellas.  

Una vez hayas cortado el pelo con las tijeras tienes la opción de utilizar la recortadora, una herramienta que puedes usar si quieres ser más radical en cuanto al largo del pelo. Si decides usar la recortadora te aconsejamos que vayas por partes y que tengas paciencia, ya que puede que tu gato no sea muy fan del ruido que produce. Intenta mantener el mismo largo en todo el cuerpo menos en la cabeza, pues este es un lugar muy delicado en donde no se usa la recortadora. Los peluqueros no suelen cortar mucho el pelo en estas zonas, las suelen dejar más largas que el resto. Si decides darle un corte pequeño en esta zona vuelve otra vez a las tijeras más seguras que tengas.

Por último, una vez que creas que has terminado y es suficiente, aléjate para ver como ha quedado el corte y si necesita algún que otro repaso. Si ves que tu gato ya está guapísimo con su nuevo corte, procede a cepillarlo varias veces para eliminar la pelusa que se queda al cortar el pelo.

Como ves, estamos ante un proceso medianamente sencillo y muy económico si consideras que tu gato necesita un corte de pelo. Eso sí, siempre teniendo en cuenta que él es lo primero y que su bienestar durante el corte es lo primero. ¡A lucir pelazo!