Adulto, Comportamiento, Conseperros, General, Perro, Propuestas fin de semana, Puppy, Salud, Tú y tu mascota

CONOCE LA NUEVA TENDENCIA: DOGA, YOGA PARA PERROS

Así como la actividad física y la alimentación son muy importantes, los momentos de calma también lo son para equilibrar a tu perro.

Es hora de que os concentréis y respiréis profundamente. Conecta emocional y espiritualmente con tu perro con una sesión diaria de Doga, una nueva manera de cuidar la salud de tu compañero canino. Esta nueva tendencia, nacida en Estados Unidos, es una práctica entre el humano y el perro, pero que está pensada exclusivamente para él. Se basa en masajes relajantes y estiramientos adaptados para su cuerpo.  Así como la actividad física y la alimentación son muy importantes, los momentos de calma también lo son para equilibrar a tu perro.

Para practicar el Doga no importa ni la edad, ni el tamaño, ni el temperamento del animal: todos los perros pueden practicarlo. Solo debes entender su lenguaje corporal y sus necesidades para saber cuándo realmente está a gusto con la actividad y cuándo es momento de parar. Este ejercicio no tiene sentido si el perro se siente obligado o incómodo. El momento ideal para hacer una sesión de Doga es después de haber dado un paseo o después de haber hecho ejercicio, así el perro se recuperará mejor. Como en el caso de los humanos cuando practican algún deporte, el perro también sufre de cansancio muscular y lo mejor es estirar para evitar lesiones o contracturas. Por esto, también es importante que conozcas muy bien la musculatura de tu perro.

Aunque se trata de una actividad con masajes y posturas, hay que aclarar que no es una terapia de rehabilitación para mejorar lesiones. Simplemente son masajes para la relajación y el disfrute de las caricias; un momento íntimo para fortalecer la relación con tu perro. Tampoco es una práctica de yoga para humanos, ya que aunque en momentos de la sesión se puedan hacer posturas de yoga, tu perro siempre estará haciendo Doga. Las sesiones tendrán una duración de 15 minutos como máximo, siempre dependiendo de la disposición del perro. Si en medio de algún estiramiento o caricia el animal decide irse, no lo obligues a volver, la sesión ha terminado.

Son muchos los beneficios de esta práctica. A los cachorros los ayuda a acostumbrarse a una manipulación suave, siempre respetando su espacio. A los perros en la edad más dinámica y extrovertida, les servirá para encontrar la calma, en especial a perros adolescentes y con mala conducta. Finalmente, a los perros de avanzada edad les beneficia muchísimo ya que, al no poder ejercitarse de la misma manera en la que lo hacían antes, el Doga les ayudará a ejercitar la musculatura y las articulaciones con menos impacto y así el perro no perderá la movilidad como consecuencia de la degeneración por la edad.