Adulto, Comportamiento, Gato, General, Tú y tu mascota, Viajes

TIPS PARA HACER UNA MUDANZA CON TU GATO

A los gatos les encanta esconderse, así que puedes organizarle un espacio donde pueda sentirse protegido en una habitación ya vacía.

Si las mudanzas son estresantes para nosotros los humanos, es inimaginable el temor y el estrés que un gato puede llegar a sentir en el proceso de cambiar de hogar. Todo es diferente, ya no están los muebles, la distribución de espacios cambia y ni hablar de los días previos en los que hay interminables cosas por hacer y tu mascota puede sentirse fuera de su confort y su rutina. Para que esta experiencia no sea traumática, te dejamos algunos consejos para que tu gato esté más tranquilo.

Realiza cambios progresivamente:

Sabemos que el proceso de guardar pertenencias y mover muebles comienza desde muchos días antes del día de la mudanza, pero en medida de lo posible, que la zona dedicada para tu gato sea lo último que cambies. A los gatos les encanta esconderse, así que puedes organizarle un espacio donde pueda sentirse protegido en una habitación ya vacía, por ejemplo, con una caja.

No cambies la rutina de tu gato:

además de ser animales muy territoriales, los gatos aman la rutina. No olvides las horas dedicadas a la comida, los días de cepillado o los momentos de juego. Aunque sean días ajetreados, es importante que recuerdes que tu gato tiene calculado cada momento. Igualmente, no lo dejes sin juguetes o sin su rascador para que pueda entretenerse.

El momento “transportín”:

cuando llega el momento de transportar a tu gato, llega también una de las situaciones más incómodas para ellos, la entrada al transportín. Aunque esto es algo a lo que deberías acostumbrarles desde cachorros para las visitas al veterinario o viajes. Para tranquilizarlo, hazle saber que estás cerca de él en todo momento hablándole con voz suave.

Llegar a la nueva casa:

asegúrate de que el nuevo hogar es totalmente seguro para tu gato. Debes tener mucho cuidado con las ventanas y balcones si vives es un piso alto, las conexiones eléctricas y el cableado que esté descubierto para que el felino no sufra ningún accidente. Una vez la casa haya pasado las medidas de seguridad, ubica las cosas de tu gato de manera que se sienta cómodo y pueda suplir todas sus necesidades tranquilamente.

El momento de exploración:

como ya hemos comentado en nuestro blog  ‘Consejos para cuando llega un nuevo gato a casa’ , el proceso de un gato al llegar a una nueva casa puede ser muy lento, y debemos darles todo el espacio y toda la libertad para que vayan explorando a su ritmo. En este caso, al tratarse de convivir con las mismas personas a las que ya está acostumbrado, puede que el gato se sienta más seguro y acompañado, pero lo más importante es que él decida cómo y cuándo acoplarse a su nuevo hogar, conociendo cada habitación por su cuenta y sin sentirse presionado.

Siguiendo estos consejos seguro que la incorporación de tu mascota a tu nueva casa se hace mucho más llevadera.