Adulto, Comportamiento, Conseperros, Gato, Perro, Propuestas fin de semana, Puppy, Tú y tu mascota, Viajes

¿POR QUÉ LOS PERROS MUERDEN NUESTRAS ZAPATILLAS?

Si estás leyendo este post es porque tu mascota ha comenzado a tener esa bonita costumbre de mordisquear tus zapatillas de esta por casa y todo lo que encuentra en su camino. Es molesto, y un tanto frustrante, comprar un juguete a nuestra mascota y ver cómo lo destroza en cuestión de minutos o comprobar que no le hace ningún caso y solo quiere tus zapatillas de estar por casa para entretenerse mordiéndolas. Nuestros perros (y a veces incluso nuestros gatos) mordisquean y rompen distintos objetos, no solo calzado, por diversos motivos que explicaremos a continuación. Pero antes debemos entender que esta actividad no deja de ser algo natural para ellos, aunque nosotros lo percibamos como una mala conducta.

Motivos por los que nuestro perro mordisquea todo lo encuentra en casa

Se barajan varias hipótesis acerca de por qué nuestro perro prefiere mordisquear todo lo que encuentra en casa, sobre todo zapatos, incluso por encima de sus propios juguetes:

Juega y mima a tu peludo antes de irte de casa para evitar que se aburra y coja tus cosas para mordisquearlas

Por su material: Una de las principales teorías que se tienen a este respecto señala que el material del que están hechos los zapatos llama mucho la atención del perro, pues no hay que olvidar que por naturaleza son depredadores. En especial los zapatos de cuero parecen ser los más llamativos porque les recuerdan, en cierta manera, a la comida. También los zapatos con cordones parecen muy atractivos para ellos, pues la forma de los cordones puede asemejarse a una presa que cazar.

Por aburrimiento: El aburrimiento es una de las causas principales por la que nuestras mascotas rompen las cosas en casa o incluso ladran, sobre todo cuando las dejamos solas en durante mucho tiempo. Si nuestra mascota tiene exceso de energía y poca actividad buscará alternativas para divertirse y gastar esa energía, siendo una de sus preferidas mordisquear cosas de la casa a las que tenga acceso, como pueden ser nuestros zapatos. Los juguetes, que es lo que muerden cuando estamos nosotros, pronto dejan de resultarles interesantes.  

Por lo tanto, te recomendamos que si vas a salir durante un largo tiempo de casa juegues con tu mascota durante un buen rato antes de irte. El cansancio hará que permanezca más tranquila hasta que regreses, evitando destrozos en casa. También le puedes dejar chuches o juguetes con los que pueda entretenerse (siempre hay que probar suerte), en concreto los que pitan suelen gustarles mucho y se entretienen con ellos más que con los normales.

Problemas en las encías: El dolor de las encías suele darse generalmente en los cachorros, pero también en perros adultos. La aparición de los dientes de leche o el cambio de dientes de leche a dientes definitivos provoca un gran dolor de encías, protagonista de la vida de nuestro peludo durante los primeros tres y seis meses. Lo que ocurre cuando sufren este tipo de dolor es que suelen calmarlo mordisqueando cosas, generalmente nuestros zapatos, juguetes o cualquier objeto que esté a su alcance y sea atractivo para él.

Falta de ejercicio: Estrechamente ligada al aburrimiento se encuentra la falta de ejercicio. Si tu peludo ya no es un cachorro es muy probable que no esté ejercitándose lo suficiente. Las mascotas necesitan hacer ejercicio, sobre todo si son perros grandes. No basta con un paseo de 5 minutos, por lo que intenta que los paseos ronden los 30 minutos al menos para que tu peludo se pueda cansar y gastar toda esa energía acumulada.
Si eres de esas personas a las que les gusta hacer ejercicio al aire libre, ¡lleva a tu perro contigo!

¿Cómo evitar este tipo de situaciones?

La mejor manera de evitar que tu peludo mordisquee las cosas de casa es pillarlo con las manos en la masa y regañarle diciéndole que eso no se hace (un buen: “¡No!” es el lenguaje universal por excelencia) , quitándole después el objeto del crimen y sustituyéndolo por un juguete suyo.

Intenta que tu peludo vea que es un mal hábito, recuerda las recomendaciones que te hemos dado y poco a poco conseguirás que empiece a centrarse en su juguete y no en tus cosas.