Adulto, Comportamiento, Conseperros, Gato, Mareo por viaje, Perro, Puppy, Salud, Tú y tu mascota, Viajes

GUÍA PARA LLEVAR A TU PERRO O GATO EN COCHE

Ya estamos en diciembre, y además de tener luces navideñas y villancicos por todas partes también tenemos varios días festivos donde podemos aprovechar para hacer una escapada. ¿Y con quién mejor que con nuestro perro o gato? Si quieres saber cómo circular con tu peludo en coche sin que surja ningún problema, esta guía es para ti. ¡Empezamos!

Lo primero es lo primero: ¿qué dice la normativa de tráfico?

Si consultamos el artículo 18 de la ley de Tráfico podemos ver que solo indica que debe haber una “adecuada colocación de los objetos o animales transportados para que no haya interferencia entre el conductor y cualquiera de ellos”. Es decir, que nuestro perro o gato no solo debe mantenerse en su espacio, sino que sobre todo no debe lanzarse o moverse hacia el conductor (o el copiloto, ya que puede suponer una molestia para el conductor). Por ello, llevar a nuestra mascota suelta en el asiento trasero, si bien es legal, no es la opción más recomendada… sobre todo porque, en caso de accidente, no tendrán ningún tipo de sujeción y saldrán despedidos hacia delante.

Los sedativos no son la opción más recomendable para que viajemos con nuestra mascota

Lo recomendable es incluir algún dispositivo que aumente su seguridad en todo momento: bien puede ser un cinturón de seguridad específico (en caso de los perros), bien puede ser un transportín que coloques en el maletero o en el suelo del coche (en caso tanto de perros como gatos). En caso de colisión, al haber poco espacio, el impacto es rápidamente absorbido por los asientos y nuestra mascota apenas sufriría daños.

Una vez colocado en el coche, ¿cómo puedo hacerle más fácil la experiencia?

En otro post ya te contamos cómo acostumbrar a tu perro a viajar en coche. Sin embargo, tanto si tu mascota ya se ha acostumbrado como si es su primera vez en un vehículo, puedes facilitarle la experiencia con pequeños gestos. ¿Alguna vez has notado lo agradable que es sentir una brisa fresca mientras conduces abriendo un poco la ventanilla? Pues a tu peludo también le resultará agradable. Evita dar acelerones y frenazos, no solo por la salud de tu coche o la tuya, sino para evitar inquietar a tu peludo… ¡a nadie le gustan esos movimientos bruscos! Además, al igual que a ti te conviene parar y estirar las piernas, tu perro o gato agradecerá caminar un poco y descansar del viaje. Recuerda que lo agradable no es llegar, sino saber disfrutar del camino junto a tu mejor amigo.

¿Y si se marea?

El vómito por mareo es una opción real, y tu perro podría padecerla especialmente si una de sus primeras veces viajando en coche o si es un cachorro. Aunque existen remedios eficaces como los sedativos, no suelen ser la opción más recomendable para la salud de tu mascota: no solo le adormecerán durante todo el viaje, privándote de la posibilidad de disfrutar de su compañía, sino que le dejarán en un estado de letargo desagradable tanto para el propio animal como para los humanos. Antes de sedar a nuestra mascota es recomendable acudir al veterinario y preguntarle por un nuevo medicamento que previene el vómito por mareo en nuestros perros, ¡con una única dosis!