Adulto, Comportamiento, Perro, Puppy, Salud, Tú y tu mascota

CÓMO EL TIEMPO FRÍO AFECTA A LA ARTROSIS DE NUESTRO PERRO

¿Sabes que la artrosis es una de las enfermedades más frecuentes en perros? Su alto nivel de actividad física, junto a otros factores como la edad, hace que algo tan sencillo como correr o caminar les resulte molesto y doloroso. Además, el tiempo otoñal e invernal, así como la humedad hacen que esta enfermedad empeore. Si quieres saber más sobre la artrosis y cómo ponerle remedio, ¡sigue leyendo!

Empecemos por lo básico: ¿qué es la artrosis?

La artrosis no es más que una enfermedad degenerativa de las articulaciones. Es muy frecuente encontrarla en perros, ya que su alto nivel de actividad física contribuye a que se desgaste el cartílago de las articulaciones, lo que provoca que las zonas afectadas se inflamen, resultando en un dolor intenso para nuestro peludo. Además, evidentemente, el rango de movimiento de nuestro perro también se reducirá.

El frío, especialmente en climas cargados de humedad, provocan que los síntomas (y los dolores) empeoren, por lo que durante los meses de otoño e invierno debemos estar especialmente atentos no solo para tomar medidas que disminuyan el malestar de nuestro perro, sino para actuar en caso de que detectemos que sufre dolor o disminución de la movilidad.

Además, conviene saber que puede haber dos tipos de artrosis: primarias y secundarias.

Una artrosis primaria es de tipo degenerativo, puede afectar a más de una articulación a la vez, y por lo general suelen venir dadas por la edad y el desgaste que han sufrido las articulaciones durante años. Lo habitual es encontrarlas en rodilla, carpo, tarso e incluso en ocasiones en la propia columna vertebral de nuestro perro.

El frío y la humedad hacen que los dolores provocados por la artrosis sean más intensos.

las artrosis secundarias, por su parte, se producen debido a una mala alineación articular que ha provocado que el cartílago se desgaste (esta es la causa del dolor) de forma prematura. Por lo general, este tipo de situaciones pueden prevenirse, por lo que es conveniente, recomendable y necesario realizar chequeos médicos con periodicidad, para detectar cualquier posible problema en la salud de nuestro peludo.

¿Y cómo puedo aliviar los dolores que provoca la artrosis de mi peludo?

Si tu perro empieza a mostrar síntomas de cojera o anquilosamiento, o si descubres que le resulta más difícil (o directamente no puede) completar cualquier actividad que implique movimiento físico es posible que esté padeciendo de artrosis, en mayor o menor grado. Conforme pase el tiempo y el cartílago se desgaste más, los síntomas serán más evidentes (y dolorosos para nuestro peludo), por lo que conviene no dejarlo pasar e ir cuanto antes al veterinario para que pueda examinarle y aliviar su dolor de la forma más cómoda posible para ambos. Existe, además, una pastilla que elimina los dolores por artrosis de nuestro perro con una única toma durante todo un mes. ¡Pregúntale a tu veterinario!

Además, ten en cuenta que todo suma: es decir, pequeños gestos podrán contribuir a reducir el dolor de nuestro peludo y complementar el efecto del medicamento. Algo tan sencillo como aplicar calor (de forma leve y controlada) sobre la zona afectada hará que tu perro también note mejoría. Como siempre, quien mejor te puede aconsejar es el veterinario. ¡Pregúntale todas tus dudas para mejorar la calidad de vida de tu mejor amigo!