Gato, Perro, Salud

PRINCIPALES DUDAS SOBRE LA VACUNACIÓN DE TU PERRO O GATO

Vacunar a nuestro peludo no solo es recomendable y positivo, también es obligatorio en caso de algunas vacunas concretas. De este modo, protegemos a nuestra mascota (y también a humanos en casos como la rabia) de enfermedades infecciosas y de difícil tratamiento que, muy a menudo, también resultan letales para nuestro compañero.

Como sabes, la vacunación no es más que la exposición a una porción mínima del agente infeccioso (virus o bacteria) de tal forma que nuestro sistema inmunológico reacciona generando anticuerpos para protegernos de futuros contagios. Y, evidentemente, en nuestro peludo funciona de manera idéntica a cualquier ser humano. Así, por citar algunos ejemplos, cuando nuestras mascotas se enfrenten a los organismos causantes del parvovirus o de la enfermedad de Lyme (en caso de los perros) o la panleucopenia (en caso de los gatos) su organismo no solo sabrá reconocer los causantes de la enfermedad, sino que reaccionarán fuertemente contra ellos.

Pero, ¿cuáles son las fuentes de contagio?

Por lo general, la forma más común de contagiarse de estas enfermedades es, por sorprendente que parezca, el contacto con otros perros o gatos. Es por lo que debemos ser muy cautelosos y, si tenemos una mascota que todavía no ha sido vacunada, es importante que evitemos que tenga contacto con otros perros o gatos. La excepción a esta norma la encontramos en los cachorros (particularmente en aquellos con menos de doce semanas de edad), ya que la leche materna les aporta anticuerpos y el efecto de las vacunas se verá diluido.

Es importante saber que, aunque evidentemente todas son necesarias y recomendables, tanto en perros como en gatos existen una serie de vacunas obligatorias y otras opcionales. Por ello, es conveniente que acudas a tu veterinario lo antes posible para asegurarte de qué vacunas debes proporcionarle a tu compañero obligatoriamente, así como del funcionamiento del calendario de vacunación.

Recuerda también que las vacunas no tienen una duración infinita, sino que existen plazos de duración y es conveniente recordar cuándo es necesario que nuestro perro o gato reciba una vacuna de refuerzo para mantener esa protección al 100% durante todo el tiempo posible. Aunque por lo general tu veterinario te orientará sobre este proceso nunca está de más preguntar en cualquier chequeo rutinario. Y por último, recuerda que si vas a viajar al extranjero con tu perro o gato (especialmente a países exóticos), es importante documentarte sobre potenciales enfermedades y cómo podemos proteger a tu mejor amigo. Y de nuevo, la persona que más y mejor te puede aconsejar sobre este tema es tu veterinario de confianza.