Perro, Puppy, Salud

Prepara a tu perro para la primavera

Ya estamos en primavera, ese tiempo del año en el cual el clima es más cálido y nos invita a todos a salir a las calles a disfrutar del buen tiempo. Sin embargo tenemos que tener mucho cuidado con el permanente cambio de tiempo. Todavía seguimos sufriendo los estragos del invierno, pero ya estamos muy cerca del cambio de la estación del año, por eso, hay que estar prevenidos, y más con un pronóstico que nos asegura una intensa ola de calor. Así también los perros, con la lluvia y el viento y en épocas de mucho calor, pueden sufrir de grandes daños en la salud. A continuación vamos a considerar algunos aspectos importantes del cuidado canino.

Higiene canina

Todos los perros necesitan cepillados semanales para eliminar los pelos muertos y las impurezas de su pelaje. Lógicamente, la frecuencia del cepillado varía de acuerdo con el pelaje de cada animal. Los ejemplares de pelo corto pueden ser cepillados una o dos veces por semana; los de pelo largo suelen requerir mínimamente cuatro cepillados semanales.

Muchos propietarios, lo que hacen para que su perro se sienta cómodo en las épocas de calor, es raparlos, pero nuestra recomendación es no hacerlo, porque el pelaje, es el medio de protección que tiene un perro, para cuidar la piel del sol, y además, el pelaje tiene características únicas que lo hacen impermeable, y cuando esté totalmente rapado, evitas que crezca de la forma correcta y le quitas las protecciones naturales que tiene para cuidarse del sol, la lluvia y otros agentes externos.

Alergias medioambientales

La llegada de la primavera trae consigo multitud de alergias. Picaduras de insectos, polen, polvo o plantas pueden causar desde estornudos y picores hasta un shock anafiláctico. Otro peligro se encuentra en los parques con la aparición de la oruga procesionaria. Si tu perro padece alguna alergia o picadura de la procesionaria es necesario que visites al veterinario para que te indique el tratamiento.

Deshidratación

Más calor y más horas de luz significan paseos más largos, y, por tanto, propician que tu perro tenga más sed durante las salidas o caminatas. Lleva contigo siempre una botella de agua para que pueda beber con frecuencia y no se deshidrate.

Aparición de los parásitos

Con la subida de las temperaturas aparecerán también parásitos como garrapatas, pulgas, mosquitos y flebotomos.

Las garrapatas parecen bolitas uniformes y se suelen enganchar a zonas donde el pelo es más fino (orejas, vientre y cara).

Los excrementos de las pulgas tienen aspecto de tierra negra. Estos no solo se encuentran en el exterior sino se pueden alojar también en el interior de la casa como por ejemplo en la alfombra, en la cama del perro, en el sofá o la ropa de la cama y también en el coche. Es fundamental mantener una higiene estricta del hogar con productos de limpieza adecuados para animales.

Además estarán los mosquitos que pueden transmitir el gusano del corazón. Esta lombriz se contagia mediante la picadura y se adhiere a los vasos sanguíneos de los pulmones. El gusano del corazón puede causar serias complicaciones en los pulmones, en casos muy graves incluso la muerte.

En la mayor parte de España aumenta también la actividad de los flebotomos en la época de primavera, una especie de mosquitos que transmite el parásito Leishmania que pone en marcha una enfermedad que causa la muerte a la mayoría de perros afectados por ella y que no reciban tratamiento y vigilancia posterior.

Revisión de las vacunas

La primavera es la época perfecta para comprobar que todas las vacunas de tu perro están al día. Los perros tienen que tener las vacunas siguientes: Parvovirus, Moquillo, Virus paragripal (por inyección o como parte de la vacuna de la tos de las perreras), Leptospirosis, Hepatitis infecciosa canina, Coronavirus canino y Rabia (si viaja al extranjero)