Perro, Puppy, Salud

MI PERRO TIENE ARTROSIS, ¿QUÉ PUEDO HACER?

La artrosis en perros es una enfermedad degenerativa de las articulaciones que se produce por un desgaste del cartílago. Este desgaste provoca una proliferación ósea resultante del contacto de hueso contra hueso. Los síntomas pueden ir desde un leve chasquido en alguna de sus articulaciones hasta la paralización o total rigidez de una de sus extremidades. El movimiento de las articulaciones afectadas por artrosis es siempre más dificultoso cuando la temperatura es baja, ya que los procesos inflamatorios asociados a las lesiones de cartílago se agravan con el frío y el dolor es mayor.

¿Cómo detecto si mi perro tiene artrosis?

El andar rígido, dificultades a subir o bajar escaleras, el encorvamiento, la falta de movilidad o las pocas ganas de jugar pueden ser signos de que tu perro esté sufriendo artrosis.

Fíjate si le cuesta levantarse o de pronto parece que no quiere salir a la calle.

A veces los dolores se traducen en que tienen menos ganas de comer.

Si notas que no se deja tocar o acariciar en la pata, puede ser por lo mismo, porque le duelen las articulaciones.

Una cojera intermitente es otro síntoma a tener muy en cuenta.

¿Qué tengo que hacer?

Pide cita con tu veterinario cuanto antes para realizar un estudio radiológico y, en función de los resultados, establecer el tratamiento más adecuado. Como otras enfermedades degenerativas, la artrosis no cuenta con soluciones definitivas.

En general, los tratamientos que se establecen van dirigidos a reducir el dolor articular para mejorar la calidad de vida del paciente, favorecer que siga moviéndose y mantener su masa muscular.

¿Qué más puedo hacer?

Hay una serie de recomendaciones que pueden ser útiles para ayudar a tu perro:

- Aplicar calor en la zona afectada con un cojín o una bolsa de agua caliente.

- El ejercicio es algo básico en la vida de un perro pero siempre moderadamente ya que de si le sometemos a mucha carga se pueden sobrecargar las articulaciones.

- Realizar terapias complementarias que ayudan a fortalecer e aliviar dolor en la zona afectada como es la Fisioterapia, Hidroterapia, Acupuntura, Shiatsu, Terapia Cráneosacral, etc.

- Pide consejo a tu veterinario sobre el uso de condoprotectores, productos protectores de las articulaciones.

- Evita el sobrepeso, cuida la alimentación de tu perro que se recomienda que sea rica en vitamina C y Omega-3. Muy buenas fuentes de Omega-3 son el aceite de oliva y aceite de pescado pero también el extracto de mejillón verde. En vez de dar chuches, podrías ofrecerle orejas o traquea de vaca que están muy ricas en colágeno.

Puedes obtener más información en: www.tratamientoartrosisperro.com