Adulto, Comportamiento, Perro, Puppy, Tú y tu mascota

CÓMO EVITAR QUE EL DOLOR DE TU PERRO SE CONVIERTA EN CRÓNICO

Parte de las obligaciones de tener una mascota pasa por garantizarles una vida lo más cómoda posible. Y eso supone, entre otras cosas, asegurarnos de que no sufran dolor y, si lo sufren, aliviarlo lo más rápidamente posible. ¿Sabes que uno de los dolores más comunes en perros (especialmente en perros ancianos) es la artrosis? ¡Sigue leyendo para saber cómo garantizar la mejor calidad de vida para tu peludo! 

Seguro que has oído hablar de la artrosis e, incluso, conocerás a alguna persona que la padezca. Como sabes, se trata de una enfermedad degenerativa que se produce en las articulaciones. Para explicarla rápidamente podemos decir que es un desgaste del cartílago de cualquier articulación. Al no existir este cartílago y haber rozamiento en los huesos implicados en esta zona es cuando se produce el dolor.

Entonces, ¿cómo puedo saber si mi perro padece de artrosis?

¡Observándole! Intenta ver sus movimientos, tanto inmediatamente después de levantarse tras haber estado acostado como cuando lleva un rato caminando o corriendo. Intenta detectar si cojea (aunque sea levemente) o si tiene cualquier tipo de alteración en el apoyo (por ejemplo si tiene problemas en tener una pata levantada o si orina sentado cuando se trata de un macho). Cuanto antes se diagnostique será mejor, por lo que no debes dudar ni un momento en llevar a tu peludo al veterinario si tienes aunque sea una leve sospecha. Por lo general la artrosis es una enfermedad difícil de identificar, sobre todo en sus fases iniciales. Así que ante cualquier tipo de duda, el veterinario es quien puede solucionar todas tus dudas.

Si mi perro cojea solo durante un rato… ¿no es artrosis y no debo preocuparme?

Una vez aparezca la artrosis no hay forma de revertirla, pero sí de aliviarla notablemente.

¡Al contrario! Cualquier tipo de indicio es suficiente para llevar a nuestro mejor amigo a una revisión y salir de dudas. Si nuestro perro cojea después de un paseo largo o una carrera intensa probablemente esté sufriendo dolor artrósico y, aunque un rato de descanso le haga reponerse, cuando vuelva a sobreesforzarse el dolor volverá.

Además, lo peor de esta enfermedad es que se agrava con el tiempo y, sin ningún tipo de tratamiento, la cojera se hará continua. Ten en cuenta también que el tiempo frío, la lluvia y la humedad son factores que empeoran el dolor producido por la artrosis en nuestro perro.

Entonces, ¿esta enfermedad es crónica?

Sí, una vez el desgaste del cartílago aparece no hay forma de revertirlo y, con el tiempo y la edad, irá empeorando. Por eso es tan importante diagnosticarlo cuanto antes y aplicar un tratamiento para evitar que vaya degenerando y provocando dolor a nuestro perro. Así que, ¡ya sabes! Al menor indicio de cojera, lleva a tu perro al veterinario. Si se trata de artrosis, te podrá recomendar una pastilla que, con una toma única los dolores por artrosis desaparecerán durante un mes completo.

Y recuerda: compartir una actividad física contigo es lo que más apreciará nuestro peludo. ¡Que el dolor no os frene!