Adulto, Comportamiento, Gato, Perro, Puppy, Salud, Tú y tu mascota

CONSEJOS PARA LA VUELTA A LA RUTINA DE NUESTRAS MASCOTAS

Hay quien dice que septiembre es “el lunes del año”, y no es para menos. Es el mes posterior a las vacaciones, al verano, donde el trabajo, las obligaciones y la rutina diaria vuelven, y nos toca (con más esfuerzo del que a veces nos gustaría) adaptarnos de nuevo a todo esto.

Pero no solo nosotros tenemos que superar esta fase, ¿sabías que nuestras mascotas también se ven afectadas a su manera por la depresión postvacacional? ¡Aquí te contamos todo!

La “vuelta al cole” de septiembre es el mejor momento para un chequeo rutinario con el veterinario.

Por complicado que sea, nosotros tenemos claro que hay que volver a la rutina, a dedicarle horas al trabajo y a estar más ocupado que durante el periodo vacacional. Nuestra mascota, sin embargo, no termina de entender este cambio, por lo que tenemos que ser cautos con nuestro comportamiento. Pero, ¿cómo podemos saber si nuestro mejor amigo se ve afectado por esta vuelta a la rutina?

  • Porque está más hiperactivo de lo habitual
    Durante las vacaciones ha estado jugando y divirtiéndose, así que es lógico que a la vuelta quiera seguir haciéndolo. La solución a esto es jugar con él, buscarle entretenimientos extra (por ejemplo, juguetes nuevos) o pasear más tiempo con él. De este modo, poco a poco irá aclimatándose a la rutina otra vez.

  • Porque ladra o maúlla más de lo normal y reclama tu atención
    Además de estar más nerviosos, ¡también puede significar que te echan de menos! Tanto en caso de los perros como especialmente los gatos, este estrés por separación puede provocar estas reacciones.

  • Porque ves que come en exceso, o que apenas come
    Cualquier alteración en la alimentación de nuestro peludo implica algún trastorno en su día a día. Puedes probar a racionarle más la comida, a darle más tomas en diferentes momentos del día, etc.

En general, todo se reduce a que nuestra mascota ha adquirido una nueva rutina en la que puede haberse acostumbrado a pasar más tiempo con nosotros. O, quizá, sea justo lo contrario: hemos estado fuera una temporada y ha sido otra persona quien ha estado cuidando de nuestra mascota. Sea como sea, ten en cuenta que todo se basa en un principio: el de volver a habituar a nuestro peludo a la rutina otra vez. Al igual que ellos nos ayudan a nosotros, ¡nosotros tenemos que facilitarles a ellos también las cosas!

Y por supuesto, como ya sabrás, ante cualquier duda la persona que mejor te puede aconsejar es tu veterinario de confianza. Recuerda, además, que la “vuelta al cole” en septiembre es un buen momento para realizar un chequeo rutinario a nuestro mejor amigo. ¡Porque más vale prevenir que curar!